10 mar. 2017

SIGNOS VISIBLES


Al despertar
regresaré hacia el fruto seco
guardado en el rincón propicio.


Nada cambia en casa.
Habrá que levantarse.

El sol su luz arroja en madrugada
sobre la nueva piel del tacto cada día

Mensajero de aventuras, va y viene iluminando
y se queda dormido mientras pasa,
en sus pliegues hondos
en su calor redondo asomando

Canta el gallo atento

y moradores somos de su fulgor en cada nota
Un balazo apenas 
de rumores y jardines
pregunta por el río en cuyas aguas quebró su cielo.

Será el invierno, digo
para mejor vivir el humo de los barcos

porque en los grandes fríos nieva
y en los pequeños ruidos de la nieve

cantan polluelos ateridos.

Nos sentaremos a la mesa
a probar el pan caliente de otros días

a soborear ese ladrido humeante.

Un pájaro que vuele en la cocina
nos hará pensar en algún niño.

En un ángel con noticias buenas
Solo tendremos paz cuando levante vuelo

También preguntaremos por los gallos

y por los gatos afilando uñas en la leña
con su cascabel terrible

No quedará títere con cabeza en los recuerdos

apenas el sol caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada