9 jul. 2009

EL VIENTO




















El viento es un cultivo de azahares
que viene en cajitas de música sacra.
Eso al menos
yo creía.

Y en la pampa
el cable que segmenta
su telegrafía de bramidos
silva largamente en cada púa,
Y silva más que yo
porque eso lo escuchaba.

En el río,
Río de Las Minas por supuesto,
la alegría de las aguas
saludaban como olas de bolsillo
o ráfagas que del agua bajaban fundadoras
de cuanto mi dolor alcanzaría.

Firmamento y viento
y sólo mi presencia
para ese par de amigos
descomunales y perfectos

Era el viento y su dominio
sobre el pasto verde
y también del firmamento.

Era el mismo viento
que en las noches azotaba nuestras tablas,
enojado.

Era el mismo viento solo
sin nosotros
aullando inquieto
como un perro regalón abandonado
intensamente negro
como el negro firmamento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada