31 dic. 2015

BARRANCO AMARILLO (Sé lo que haré en este invierno).

Clavaré  veletas
para que no las mueva el viento a propio antojo
y  el humo de nuestra chimenea
será la pista de los pájaros de invierno
perdidos  en el tráfico de vuelos  iniciales.
Vendrán  a casa de mis madres por la estela de ese humo
¿Y tú? ¿ Cuándo vendrás a mi futuro?

Esas aves son memoria
con las hojas de mis  vacaciones invernales.
Arribarán con cantos que olvidé.

Guardaré el granizo
también
en un pajar del gallinero.
El granizo
es baqueta en la membrana del tambor de cada techo
y trazo de arquitecto.
A los pájaros les gusta el blanco de sus  rotundas plumas
y el vértigo perfecto de su trazo.

Y los huevos
con su curva de embarazo colorida  empollarán un arcoíris.

La sonrisa  de verano de mis hijos impecables
será  parida en un rayo luminoso
fugitivo  
en la barriga negra de las nubes
que no es la curva comentada.

Clavaré la veleta como quilla
anclada a tu regreso.

Como antenas del televisor  
las pesadillas volaron la guerra de los mundos
y a luz me dieron sucesoras lujuriosas
con tu matinal crochet del camisón en cada una 
con tu verbo de neutrones orando a la natura
criminal
y la novicia depravada acongojaba.

Se quedó la luz prendida en la cocina
por eso se me escapan las palabras antes del regreso
cuando te apareces de improviso dando saltos de contenta
con naipes de soldados y diamantes como reina
porque hablo sin temor 
desprovisto de dolientes atenuantes
cuando clavo la veleta en tu memoria.

Es que es mucho
el granizo con la nieve galopando mis tristezas
por tu ausencia,
del dolor ventricular y la pureza.

La granizada me golpea hasta la muerte de mi infancia.
Y me aturde.
Con vocales
me atolondra la insoportable médula tu nombre
y me asfixia ese redoble si no clavo la veleta
de aquí a noviembre y en mi pecho.

Hay mucha metafísica nevando
y en la levedad del miedo centenario al recordarte
Miro los demonios por las llamas de la chimenea
mientras sube acelerado el humo de sus almas
por la veleta girando como loca en la tormenta.

Ya sé lo que haré en este invierno.
Clavaré  veletas
para que no las mueva nunca el viento
con amenazas de regresos.

25 nov. 2014

PLAZA SAMPAIO





























Las cuatro focas.
Las cuatro brisas.

Cuatro ciclistas orbitan
en el espejo del ojo.

Sobre las rocas
las cuatro prisas.

Giran los cuatro ciclistas
y no recuerdo sus rostros.

Junto a las focas
hay cuatro prisas.

Los cuatro muertos de invierno
no llegarán a cuarenta.

A cuatro vientos
van sus banderas.


(A Ito, Pepo, Toyo y Rubén – 1960)


Esta foto tiene un inmenso valor agregado. Tiene que ver con la armonía del espacio público. La composición habla de una idea integral. La capilla, las bancas muy simples asentadas sobre poyos cilíndricos y la casa del fondo eran de color blanco, la calzada; gris. El verde del pasto y de los árboles a una escala correcta daban un equilibrio muy limpio al espacio. 
Las cumbreras de la capilla blanca son ángulos rectos perfectos. El campanil - de color blanco – está posicionado en la esquina actuando como hito y pivote frente a la plaza. 
Al tiempo de la foto, la plaza es modernísima, al igual que la casa frente a la capilla. Es una casa Art Decó y símbolo de la arquitectura moderna. Estamos hablando de los años 40 y parece que esa casa ya estaba en los años 30’. Entonces es una casa vanguardista símbolo característico de la arquitectura moderna que evoca en algunos elementos, los elementos de un barco. Parte de la clase media emergente de los años 30' buscaba distinguirse con estos diseños en un barrio progresista y no necesariamente burgués. 
El Art Decó saltó a la fama en el París de 1925 y devino en las formas redondeadas, balcones o galerías con barandas metálicas y ventanas de ojo de buey, como las de una embarcación. Esta casa, de la que desconozco el nombre del arquitecto, está en la línea de muchas casas de Nuñoa, Cap Ducal de Viña. Pertenece al modelo más avanzado de esa época; el barco. Se trata de viviendas transitables por los costados, con jardines y aprovechamiento de la luz natural. 
Se enfatiza la línea vertical en su diseño. Se ve un largo ventanal con bloques de vidrios que dejan pasar el sol, pero que no son transparentes, sino traslúcidos. Interiormente la escalera tiene forma curva y se descubre al mirar la fachada. Seguramente debe tener el suelo de baños y cocina con cuadriculado. Es una arquitectura racional, limpia, sencilla y con volúmenes desprovistos de decoración. Y con el color de la modernidad; el blanco. Color, que para el tiempo de esa foto, campeaba en la composición de la plaza.
Creo que la “refacción” que le han hecho a la plaza Sampaio, transformada en "plaza dura",  no es sobria, ni pulcra o tal vez refleja mejor a la gente de ese barrio o la nueva Punta Arenas. Vaya uno a saber.



29 sept. 2014

COLGADA, la ropa en el cordel.


La ropa escarchada y sus perros lavados
en la altiva mejilla del hielo sin nubes, mi patio.

¿Y el viento?
El viento está mudo en su piel
y me nutre.

Se aplaza un vuelo en el aire
y la escuela me espera, sin argumentos.

Detén mi peinado temprano de euforia.
No hay clases
Mi tibio aposento sin premios,
María, sin piedad ciérralo.

La ropa sabe a qué juego;
Un, dos, tres,
¡ Momia es !

14 jul. 2012

PRINCIPIO AL FIN








Como todos los años,
una sombra más preguntará por los ausentes.

Será en invierno
para revivir mejor los grandes fríos,
y el humo de los barcos 

con pequeño ruido de la nieve nos preguntará ¿Dónde están?

Nos sentaremos a la mesa
a probar el pan comiéndonos las uñas.

Un pájaro a través de la ventana
nos hará pensar en el bosque de los pinos
donde el viento macho era odalisca.

También preguntaremos por los antiguos
pensando quizás en el rostro de Beatriz
y en el inmenso ancho de su calle.

Aún existirá el boliche
donde se reunían los ebrios familiares.

Se cruzarán de piernas las visitas
sin sacarse el sombrero al beber el vaso.

Se irá la vida por detrás del álbum familiar
por la radio nos invitarán al cine a ver una de vaqueros

con la pandilla de mi barrio.

Nos devolverán las pertenencias los ladrones.

La sopa del mendigo aún está caliente en la mampara.

Las traiciones de las ramas eran solo adivinanzas.

Y vendrán las madres a limpiarnos la chaqueta
y a peinarnos.

Y estarán los perros y los gatos con bolsones y cuadernos
en la breve distancia de esos siglos

y perdonaremos.


16 ene. 2011

VERDAD

Cantan al canario
mientras converso con mi madre
los dos viejos detallando
lo que pasó por calle Gladys.

El destino marcó la sombra de un picaflor en la muralla.
El habano inunda el aire y es hermoso
pero el humo se me mueve y el picaflor se aplana.

Los hijos se reparten
como trozos
y la enfermedad se nos prolonga más profunda que un vacío.
Todo duele
si los dedos van golpeando nuestra mesa y el mantel.

El salto de zorzales en tarde suave
se amortigua con suspiros
de bostezo y mediación.

Cruzan las aves el crepúsculo lejano de un recuerdo
que oscurece sin ni un ruido.
Estoy en paz con lágrimas.
Nadie podrá contar esa verdad.

14 ago. 2010

LA NIEVE DE NUEVO


No ponga eso.
No lo pongas
Los copos de nieve aplauden con guantes de mi lana
- Las comparaciones no son buenas - recita el profesor.

Estoy fríamente despierto. Sí, mirando
la nieve desnuda en el aire
Estoy fríamente despierto
En casa de infancia y de otros
sale mi nieve del alma hacia ti.

Hablan de asuntos importantes; tirita la piel
de mi oculta niñez.
Y este recuerdo que es de ninguno
permanece curvo y nevado por ti.
¡Oh copo innumerable muerto de amor!

Despierto de frío
miro la nieve que vaga disuelta en el aire
junto a  mi cuerpo de hielo.

Polvo bañado de luz, di tú
¿Por qué son más
los recuerdos que puedo olvidar?

Pero qué importa, al fin,
inmaculado es tu color para siempre
y mi vida se desprende y se cae,
en la nieve,
límpida y leve,
llena mi voz
y fría de amor.

.

9 jul. 2009

RECUERDO

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.




(Foto por Eugene Smith, 1946)

Qué solas quedan
las palabras que no pude pronunciar
y los amigos cubiertos por la nieve.

No hay nadie
y al mismo tiempo
¡Qué feliz me siento parpadeando campanadas!

Me nacen alitas en los dedos.
Estacas de bronce en la memoria
desfiles colegiales,
nacimientos y pedradas. Nadie y nieve.

Y está el río
con sus cráneos lisos
de ángeles desnudos
disfrazados como nadie.

Qué grande viene el sueño
con su garfio estampando laberintos
donde está perdida Alicia y la felina risa
que no es de nadie.

Me disfrazo de cordero, árbol y tonina.

Y está el río

donde siguen mudos los arcángeles
durmiendo como nieve
y desnudos al crepúsculo como si fueran nadie.

No me olvidé del sol
No me olvidé
Te lo prometo
Te lo juro como nadie.

Se me olvidó el dolor
en un ropero de cascadas y corbatas
y esas botas sin los pasos
por no ofender la nieve.

Se me olvidó
dónde escondí relojes
pero guardé secretos de culpables que yo amaba
porque no había nadie.

En un ropero con aromas
nacieron mis juguetes de por vida
y que a temprana edad
se les olvidó mi nombre aleve.

Porque yo era silencioso
era nieve y era nadie.

.

¿QUÉ?



.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.



¿Qué monstruo me une
a las profundas cavernas del lago
por donde emerjo?

EN EL AIRE


Lo único del aire son amigos
y se me llena la casa de terrores que no valen ni un centavo.
El azul ya rueda en las altas ramas del ciprés
pero el árbol va más rápido.

¡Qué feliz me siento!
Despertando los rubores
y a punto de caer en hojas leves

¡Qué feliz me siento!
¡Estratosférico sin crústula
de píos ni graznidos!

Sin relámpagos ni esdrújulas vocales
Ni siquiera el carnicero de la esquina
me da un miedo.

Miro desde arriba
de la rama inquieta
que es la brújula en la palma de mi mano
suspendida
hasta cuando quiera el grito de Auristela:

¡Te vas a caer!

1 A 9 V 6 E 1
























La tierra sacude siglos
y el ave en sus cabriolas
mueve todo el cielo herido
medio a medio del Liceo.

Grises para el patio de escuela
entraban los harapos del viento
a puñadas de la arena
sin llorar un alarido.

Los adornos
o gorriones de los árboles
eran mudos signos
incapaces de un adiós.

El pájaro desciende y clava
un trozo gris de cielo
en el báculo breve del madero
de lo que alguna vez fue un muelle

El ave se desprende
de su pañuelo urgente
y del abrazo tenue
para siempre; vuela.

Adiós.

EL VIENTO




















El viento es un cultivo de azahares
que viene en cajitas de música sacra.
Eso al menos
yo creía.

Y en la pampa
el cable que segmenta
su telegrafía de bramidos
silva largamente en cada púa,
Y silva más que yo
porque eso lo escuchaba.

En el río,
Río de Las Minas por supuesto,
la alegría de las aguas
saludaban como olas de bolsillo
o ráfagas que del agua bajaban fundadoras
de cuanto mi dolor alcanzaría.

Firmamento y viento
y sólo mi presencia
para ese par de amigos
descomunales y perfectos

Era el viento y su dominio
sobre el pasto verde
y también del firmamento.

Era el mismo viento
que en las noches azotaba nuestras tablas,
enojado.

Era el mismo viento solo
sin nosotros
aullando inquieto
como un perro regalón abandonado
intensamente negro
como el negro firmamento.


21 DE SEPTIEMBRE
























Una mañana
un moscardón
vibró con negro rugido.

La madreselva
y los álamos que abrían sus hojas nuevas,
se inundaron de lamentos que eran veintiuno.
En las tablas crujía el brillo pusilánime.

La luz,
yo la recuerdo
adusta,
diluía mil pasos de memoria.

Mi padre
tenía aún la última palabra
en las pupilas naufragando.

Era ya la tarde y su huesuda mano rígida.

¿Quién puede hablarnos sobre la muerte,
sin que la piel se nos fraccione?

¿Cuál hombre?
¿Cuál mujer?
¿Cuál de cada uno reconoce el orden y el principio?

A LOS CUATRO VIENTOS

El nido profundo de insomnio
hundido en su máquina azul
extendió su ojo sobre las nubes
y sostuvo el gran destello
para esperar maravillado.

Y un silencio interminable fatigó la noche
y traficó la soledad.

Era como todos acostumbrándose a la raíz enmudecida.

Borraron sus caminos
y el patrimonio del regreso le fue negado
como a todos la ausencia concedida.

Desenterró ese primer dolor
y supo qué distancia lo separó de la llamada primigenia
para ser un alma nauta
lejos de su luz territorial.

Eras tú; nosotros
desterrados
del universo inmenso
o de la bruma mínima.

RELENTE


(Avenida Colón;  866)















La enfermedad del verbo enceguece.
La desolación grita ya sin ecos.
En el aparato de infortunios
el olor de los cuartos
es una máquina fundida y misteriosa.

¿Te acuerdas de la nieve?
¿Y de la escarcha colgando en los aleros
con sus collares de burbujas?
Carámbanos se llaman. 
Tardé años en saberlo.


Tus distancias empotradas
a bodegas y anaqueles
nunca abandonaron los vacíos.


Me acuerdo de ti
cuando la palabra revienta en su racimo
de olvidos que porfían.


Hermosas bicicletas nos bebían
De trigo y sudor eran esos días. ¿Te acuerdas?
Y piedras espantosas en el patio de locos
bordaban carruseles movidos por el viento.

¿Te acuerdas?

Frente a nosotros, dos estáticos y fieles,
todos los barcos resistian.
Partiremos juntos, hermano. Al norte. Te lo juro.


Una lámpara de miedos
iluminó nuestra bitácora de brisas
y así como un vendaval de alas cubría a Punta Arenas
un persistente polvo se aferró a nosotros.


No eras sólo tú.
Había otros que ya no tienen rostros.
En el claro oscuro de los años
son emigrantes de nuestras navidades.


Selmo Sepúlveda Álvarez,
por eso el estertor en la palabra
y la enfermedad que me enceguece a gritos.


En la habitación vacía
ronda la voz de un niño perdido
que no puede despertar de aquella muerte
y ni siquiera recordar aquella estela
por donde estaba la salida.

PARA DECIR COSAS DE SOLITARIO



















Para decir cosas de solitario
es necesario:
Llorar en azul
Morir de la propia voz
Encadenar el asombro como si anduviera de paseo
Vacilar por el empedrado de las calles
y con las manos enlazadas por atrás;

Ser
un visionario.

Volar
como ese pájaro tardío
que regresa a rama rota
en algún lugar del bosque
donde ya oscurece.

Temblar porque se van las aves
se va la sílaba interminable
se va
se fatiga como el humo,
sube, se nos va y no regresa.

Palos porque bogas con el párpado azulado
porque vaga la mentira entre nosotros
los del patio de la escuela saludando a su bandera.

Para decir cosas de solitario
se debe
con el diente lento del recuerdo
morder una semilla adentro
y esperar
que una sonrisa constelada susurre con herrumbre provinciana,
después de largas lluvias esperadas,
tu nombre vencido, pero habitado.

CARTA MANUSCRITA
























Padre
hoy he mirado tus zapatos deformados
y la minúscula mugre de los pasos.

Hay padre
un nudo abriendo clavos viejos en el pecho
y en la esquina de las nubes
ya no es posible tu regreso.

¿Qué será de ti?
¿Nos buscarás en la casa que dejamos?

He crecido.
Y tu hermana se impresiona cuando asomo la cabeza
por la puerta del taller.

Aquí
tu hijo
como si recién te hubieras ido.

¡Cómo pasa el tiempo!
Hay cosas nuevas en la casa.
y ninguno de nosotros es el mismo.

Cuando va muriendo alguno
es más el sueño en otros y se adormecen
como si no pasara nada
como si no doliera

Así también nos dormiremos
como si el descanso fuera eterno
y el sueño
nuestro primer descanso.

ABUELO


...y el concreto se abrió horrible
a recibir
tus azules ojos.

Perdido en ese hueco
tu aliento enjuto y cano.

Abuelo
este sol que dice de la vida;
este sol
que adormece los rincones,
es un dolor
colgando en la nostalgia
de tus piernas que pasan
en mis sueños
cada noche.

Nanay.

ATALAYA Y MADRE


























1.- La calle

Mira con calma
esta luz
y en las anchas alamedas; el humo de las tiendas.

Los pájaros rompiendo techos.
Los automóviles quemados.
Y la sangre en las vitrinas.

Vivimos
a nivel de las vísceras.

¿Para qué entonces levantar estos muros,
si reptamos lejos de nuestra casa
recordando junto al fósil de una madre
el profundo sueño de las habitaciones viejas?

¿Recuerdas donde la abuela Antonia escondía el pan?
¿El ámbito de la palabra oscuro?
¿Acaso tu casa no fue una segunda piel?

Y mira aquí
la capital
el vacío como un abanico de aullidos
con sus cables y explosivos.

Mira quién
te empuja a caminar por las calles
donde revientan cráneos que por ti
jamás serán reconocidos.

Mira con calma
quienes son los detenidos.

¿Quién nos despojó de nuestras pieles?

Y mira aquí.
Mira quién.
Mira con calma.

2.- El patio

Yo soy lila
la mayor parte de la vida
pero el tibio sol en la mañana
a las diez de la mañana de mi madre
tan lejos de las cosas
hablando de la gente clara, de la gente pan
a las diez de la mañana. Yo soy lila
la mayor parte de mi vida
Pero esta tibieza de la piel
este mínimo calor en las rodillas.

Para escuchar a mi madre yo soy lila
la mayor parte de mi vida.

En el pasaje, la risa de los niños
los pasos quietos del cartero,
el crujido de la escoba,
los martillazos en la cerca del jardín.

Mi madre borda sus palabras:
que son blusas,
paños de cocina
que son días.

Veintiséis años bordando en el primer sillón.
Veintiséis años hablando de la gente.
Veintiséis años amarillos.

Pero yo soy lila
la mayor parte de mi vida que son los veintiséis
años de condena

COSA DE HOMBRE Y DE NIÑOS




















Madre, abuela, hermana;
la vieja y gran familia
¿Cómo contar de la muerte,
que de los niños se lleva los juguetes?

Mi tío Raúl se llevó en la nuca
mi camisa recién planchada
con motivos interplanetarios.
Y por dios que me dolió

Mi padre Julio Rubén
se lo llevaron los percherones
en ataúd morado
y con mi silabario ad hoc

Mi abuelo Miguel,
el que me decía narigón
en un mes de Agosto,
se nos murió de tos
Se lo llevaron con mi traje;
entre dos.

De mariposas y rubios
no quedaban más que dos
mi tío Miguel Segundo
y yo.

Al tío le gustaban las mujeres
y mucho más el vino
Se llevó mis pantuflas
pero me dejó el reloj.

A la edad de los entierros
catafalco y misa
nos cubren los cómplices del concreto
y a solas nos clasifican.

Sobreviven los tristes
esperando que al morir
alguien por travesura
nos deposite un juguete

Pero si muero
tengo alternativas.
Le pido a mis sobrinas
que cuiden la tradición
y me pongan una cajita musical
de esas que tienen bailarinas.

Y a mi mujer consorte
cuando sepa de mi muerte
que me traiga la foto de Rosario
la que guardo en el libro del Quijote.

Y si tiene rabia que me queme
disculpando este último favor
que yo le pido.

SPLEEN


























La inquina del invierno desgarra el aire
y la nocturna calma
huye del pedaleo oscuro del sepulcro.

Así los oscuros bezos de la muerte
no atrapan la red inexplorada.

Los perpetuos copos de la nieve
persiguen nuestros pasos en un vértigo
de evasiones y emboscadas.

Así  una fría astilla hunde su pecho ecuatorial
en el ocaso de la tráquea.

Un ineludible pantalón sigue su curso
de ademanes familiares,
ido
así aniquilado
como un dolor que espera sosegado
hasta rebasar en el último cansancio.

REGINAL























Hermano
pienso en la madeja
que el tiempo ha tendido entre nosotros
trisando los puentes y alamedas
las ciudades luminosas con sus aguas
como si todo lo que hicimos
fuera un sueño que inventamos.

Y la silenciosa madeja
pone en tu boca sonriente
palabras que no alcanzo a comprender
Hongos y raíces
doblándose en el vino,
estambres y guijarros
alzándose como dardos de amargura.

Eres lejano
y más aún en estas líneas.
Y has dormido dócil
con el itinerario de plácidos recuerdos.

Yo aún rumoreo
sumergido en la espuma
y a pesar de tanto entierro
todavía miro frente a frente como niño.

PORQUE LA LLUVIA



























Entre los vidrios rotos de la lluvia
asoma la gris cabeza de las nubes con sus pies de gato
y el blanco cráneo inmóvil en la ventana del tren nocturno,
pasa
hasta que sólo permanece un eco repitiéndose en el riel.

Yo sigo la lluvia
No sé por qué,

Sin duda
son desprecios como astillas que revientan
y no duelen.

Lluvia equívoca mójame las suelas
familiares,
las que mueven su cola de paloma
me adivinan
me sonrien
bajo un alero de inmensos ojos
me acarician.

No sé por qué te sigo lluvia
gota a gota
en este beso sin fondo
mutando.