9 jul. 2009

1 A 9 V 6 E 1
























La tierra sacude siglos
y el ave en sus cabriolas
mueve todo el cielo herido
medio a medio del Liceo.

Grises para el patio de escuela
entraban los harapos del viento
a puñadas de la arena
sin llorar un alarido.

Los adornos
o gorriones de los árboles
eran mudos signos
incapaces de un adiós.

El pájaro desciende y clava
un trozo gris de cielo
en el báculo breve del madero
de lo que alguna vez fue un muelle

El ave se desprende
de su pañuelo urgente
y del abrazo tenue
para siempre; vuela.

Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada