9 jul. 2009

COSA DE HOMBRE Y DE NIÑOS




















Madre, abuela, hermana;
la vieja y gran familia
¿Cómo contar de la muerte,
que de los niños se lleva los juguetes?

Mi tío Raúl se llevó en la nuca
mi camisa recién planchada
con motivos interplanetarios.
Y por dios que me dolió

Mi padre Julio Rubén
se lo llevaron los percherones
en ataúd morado
y con mi silabario ad hoc

Mi abuelo Miguel,
el que me decía narigón
en un mes de Agosto,
se nos murió de tos
Se lo llevaron con mi traje;
entre dos.

De mariposas y rubios
no quedaban más que dos
mi tío Miguel Segundo
y yo.

Al tío le gustaban las mujeres
y mucho más el vino
Se llevó mis pantuflas
pero me dejó el reloj.

A la edad de los entierros
catafalco y misa
nos cubren los cómplices del concreto
y a solas nos clasifican.

Sobreviven los tristes
esperando que al morir
alguien por travesura
nos deposite un juguete

Pero si muero
tengo alternativas.
Le pido a mis sobrinas
que cuiden la tradición
y me pongan una cajita musical
de esas que tienen bailarinas.

Y a mi mujer consorte
cuando sepa de mi muerte
que me traiga la foto de Rosario
la que guardo en el libro del Quijote.

Y si tiene rabia que me queme
disculpando este último favor
que yo le pido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada